This site uses cookies to provide a better experience. Continuing navigation accept the use of cookies by us OK

Mensaje del Embajador

 

Mensaje del Embajador

En el momento que me dispongo a iniciar el mandato de Jefe de Misión en Santo Domingo - el trigésimo enviado italiano residente desde 1898 - me gusta dirigir ante todo un pensamiento a nuestra comunidad en la República Dominicana.

Se trata de una colectividad en continuo crecimiento, que cuenta con una larga historia de presencia en este País, que ha desempeñado un rol casi siempre central en el desarrollo de la Nación y que contribuye apreciablemente a su progreso. En los últimos años nos hemos esforzado con renovado empeño por adaptar los servicios consulares, a menudo muy competitivos con respecto a los procedimientos análogos en un Municipio italiano. Pensamos que ahora se debe proceder en paralelo también sobre los demás aspectos que caracterizan las relaciones entre las dos Naciones, y que influyen nuestra imagen ante la población y las autoridades locales: la cooperación cultural, los intercambios y las inversiones, el intercambio de conocimientos especializados, la promoción de un Italia innovadora, de la investigación y de la tecnología, que merece una mejor narración.

Nos predisponemos a hacer esto en una óptica lo más posible de colaboración ampliada, buscando interactuar ulteriormente con las empresas, las universidades, la sociedad civil cercana a nuestro País, y estimulando la "demanda de Italia" que aún puede surgir de las autoridades y del contexto local.

Por lo tanto, estaremos muy atentos a recoger la disponibilidad y las solicitaciones que nos puedan ser dirigidas, buscando toda provechosa confrontación y afinando las capacidades de escuchar. A todos los compatriotas y a los numerosos amigos de nuestro País les pedimos que nos miren no sólo como representantes del Estado, sino también como socios naturales en el común intento de poner a disposición las mejores energías de la Italia de hoy, con deseo de volver a empezar después de los momentos más sufridos de la pandemia.

 

Stefano Queirolo Palmas

Embajador de Italia en Santo Domingo


9